Desperdicio alimentario: una batalla que nos incumbe a todos

por | Mar 10, 2021 | RSC

 

Un tercio de la producción mundial de alimentos se desperdicia. Este desperdicio se produce en toda la cadena alimentaria, desde el campo hasta los hogares, pasando por las fábricas, la distribución y la hostelería.

Aunque en España tenemos muchas recetas que muestran cierta sensibilidad ante esta lacra —basta con recordar recetas muy habituales en nuestros platos como los canelones o las croquetas—, aún queda mucho camino por recorrer como muestran los datos de desperdicio de alimentos que maneja el Ministerio de Agricultura. El pasado septiembre el director general de la Industria Alimentaria, José Miguel Herrero, desgranó algunos correspondientes al 2019. Durante ese ejercicio, los hogares españoles arrojaron a la basura 1.352.000.000 kilos de alimentos o bebidas, un 4,7 % de todo lo que compraron. De ellos 1.146 millones de kilos corresponden a productos que no estaban elaborados.

Pero el problema del desperdicio no solo afecta a los hogares. Las empresas de la industria alimentaria también estamos implicadas y debemos ser muy conscientes. Según los datos facilitados ese día por el director general, solo el 71 % disponen de una estrategia interna definida para luchar contra él. En España lo que han puesto en marcha es una estrategia Más alimento, menos desperdicio, creada en el 2013 y que se basa en la formación, colaboración entre agentes, inculcar buenas prácticas, en concienciación y, como punto de partida, elaborar estudios para saber cuánto se tira. Pero de momento no hay una norma concreta como en otros países.

En Nomen Foods llevamos muchos años revalorizando los subproductos obtenidos del proceso industrial de transformación del arroz, subproductos que están sirviendo de materias primas en la fabricación de otros procesos industriales tanto para la alimentación humana como animal. Por eso y siendo conscientes de la problemática existente, nos hemos marcado una estrategia que tiene como eje central la reutilización y disminución del desperdicio alimentario.

Así, por ejemplo, el cilindro de arroz se destina a la elaboración de piensos para el sector ganadero. Y los granos de arroz partido se aprovechan como materia prima en la industria cervecera, para la fabricación de cereales de desayuno o para alimentación animal de forma directa o a través de la elaboración de piensos.

En Nomen Foods también hemos apostado por la implementación y estandarización de diferentes herramientas para la mejora, eficiencia y optimización de nuestros procesos productivos. Los esfuerzos realizados en la transformación industrial digital mediante la automatización, inversión de nuevos equipos y sistemas de conexión digital, junto con el Plan de Reducción de envases a través de la unificación de materiales sostenibles, nos permiten asegurar que estamos alcanzando niveles extraordinarios en lo que a limitar el desperdicio se refiere.

Cabe señalar igualmente que nuestro I+D nos ha permitido avanzar en aspectos tales como los sistemas de compactación de los subproductos, lo que nos permite un transporte más eficiente. Sin duda, todo suma en esta batalla.

Verónica Beltrán, Directora de Producción y Calidad.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *